Estilo de vida

Los betaglucanos de la avena

Los betaglucanos de la avena

Conoce los beneficios de este componente funcional de la avena

Ya hemos hablado en numerosas ocasiones sobre los beneficios de la avena y sobre los mitos y verdades que existen alrededor de ésta. A día de hoy, la avena ya es percibida por los españoles como el cereal con más propiedades nutricionales beneficiosas para la salud. Así lo demuestra un estudio de Quaker®, elaborado por Ipsos (2015) a una muestra de 1.200 personas. Entre sus beneficios, el consumo de este cereal puede contribuir a un sistema digestivo saludable, a aportarnos energía y actuar sobre nuestro organismo ayudando a mantener los niveles de colesterol.

Llama la atención, por tanto, que uno de los componentes que ayuda a mantener el nivel de colesterol sea todavía poco conocido. Hablamos de los betaglucanos, el componente funcional de la avena.

Los betaglucanos son un tipo de fibra soluble, más técnicamente un polisacárido, presente de forma natural en el salvado de algunos cereales. Diversos estudios han demostrado que su consumo, a través de los diferentes alimentos que los contienen, puede aportar algunos beneficios a nuestro organismo, tomados en las medidas recomendadas:

  1. Los betaglucanos ayudan a reducir la absorción de glucosa, regulando la glucemia en sangre*.
  2. El consumo de betaglucanos, como parte de una alimentación sana y equilibrada y un estilo de vida saludable, puede ayudar a reducir los niveles normales de colesterol favoreciendo un correcto funcionamiento del sistema cardiovascular.
  3. La consecuente reducción de colesterol ayuda a prevenir la aparición de trastornos derivados de la acumulación de grasa o colesterol en las arterias de nuestro organismo.
  4. Los betaglucanos son un tipo de fibra soluble. La avena es rica en fibra, por lo que su consumo favorece el buen tránsito intestinal y ayuda a mantener un sistema digestivo saludable.

Entre los diferentes alimentos que contienen betaglucanos, la avena es uno de los más populares y más fáciles de encontrar en nuestro país, pudiéndose utilizar para la elaboración de gran variedad de recetas. Un bol de avena (unos 40g) contiene la cantidad suficiente de betaglucanos para mantener el nivel de colesterol**, si se consume de forma regular y como parte de una dieta variada y equilibrada y un estilo de vida saludable.

*El consumo de betaglucanos de la avena contribuye a la reducción de glucosa en sangre después de las comidas, si se consumen al menos 3g de betaglucanos contenidos en una ración de 40g de avena.

**Contribución de los betaglucanos en el mantenimiento de los niveles normales de colesterol. Cada porción (40g) contiene el 47% de los 3g de betaglucanos diarios necesarios.