Estilo de vida

Avena, un combustible ideal para tu entrenamiento

Avena, un combustible ideal para tu entrenamiento

CONSEJOS NUTRICIONALES PARA LA PRÁCTICA DE EJERCICIO

Se termina el verano y nuestra agenda se llena de compromisos para la vuelta a la realidad. Entre ellos, es momento de recuperar nuestra rutina saludable con la realización habitual de ejercicio y plantar así cara a los excesos del verano. ¡Vamos a quemar calorías!

Pero antes de poner en marcha tus músculos, te recomendamos que prestes atención a tu alimentación. El consumo de algunos alimentos te da un aporte extra de energía que puede ayudarte a recuperar tu ritmo habitual. Desde Quaker te animamos a que tomes nota de estos consejos nutricionales que puedes aplicar durante la práctica del ejercicio y, así, sacar el máximo provecho a tu entrenamiento:

 

  1. A comer, pero sin excesos: cuidar nuestra alimentación es muy importante para tener una sesión de ejercicio de calidad. Pero no te excedas justo antes de iniciar tu entrenamiento. Intenta comer entre una y dos horas antes para poder digerir los alimentos correctamente y evita las comidas copiosas que pueden dar lugar a una digestión más lenta.
  2. Consume alimentos ricos en hidratos de carbono. Productos como el pan, la pasta, el arroz, u otros alimentos a base de cereales se convierten en una buena opción, al ser ricos en carbohidratos que aportan energía a nuestro cuerpo.
  3. Incorpora la avena a tu dieta. Entre los cereales, la avena es un ingrediente importante en la dieta de los deportistas y se incluye, a menudo, en sus batidos, desayunos y comidas. La avena no sólo se caracteriza por tener hidratos de carbono*. Los beta-glucanos** de la avena pueden contribuir a la salud cardiovascular. Además, es un cereal bajo en grasas saturadas y contiene vitaminas y minerales, como el magnesio*** y el hierro****, fundamentales para la salud muscular.
  4. Evita el consumo de grasas saturadas. Los alimentos con alto contenido graso pueden dificultar la digestión y es recomendable hacer un consumo razonable de éstos en nuestra dieta.
  5. Hidrátate bien. Presta mucha atención a tu hidratación, tanto antes, como durante y después del entrenamiento. Lleva una botella de agua siempre contigo para mantener tu cuerpo bien hidratado. Si vas a hacer ejercicio en un lugar muy caluroso o húmedo, puedes tomar, además del agua, bebidas para deportistas durante la práctica del ejercicio.

 

Los batidos son una opción ideal porque puedes prepararlos de forma rápida con los ingredientes más adecuados para tu entrenamiento: con avena, con verduras, con lácteos… En Quaker te damos algunas ideas de bebidas con avena que puedes consumir a cualquier hora del día. Además, puedes combinar el consumo de avena con trozos de fruta, para darle más sabor y aportar nutrientes a tu plato. El plátano, por ejemplo, es bueno por su contenido en potasio.

Y si aún no tienes claro qué ejercicio va más contigo, Quaker te da algunas ideas para sumarte a la vida activa.

 

*El efecto beneficioso de los carbohidratos se obtiene con un consumo diario de 130g de hidratos de carbono metabolizables de cualquier fuente. Aprobado por la Comission regulation Commission Regulation (EU) 1018/2013 of 23/10/2013.

** El consumo de beta-glucanos, presentes en la avena, previene el aumento de glucosa en sangre después de las comidas, si se consumen al menos 3 g de beta-glucanos, contenidos en una ración de 40 g de avena.

*** Una ración de 100g de avena contiene 114 mg de magnesio. Este mineral contribuye al funcionamiento normal de los músculos, a mantener el equilibrio de los electrolitos y al mantenimiento de los huesos y los dientes. La cantidad diaria recomendada de magnesio para una persona adulta es de 400-420mg para hombres y 310-320mg en el caso de las mujeres.

****Una ración de 100g de avena contiene 3.6 mg de hierro. Mineral fundamental en nuestro organismo, que contribuye a la formación normal de glóbulos rojos, a la función cognitiva, al transporte de oxígeno por el cuerpo y a la función del sistema inmunológico. La cantidad diaria recomendada de hierro para una persona adulta es de 8 mg para los hombres y 18 para las mujeres.